Hummus clásico

Hummus with pita bread

El hummus es un plato muy popular en todo oriente medio.Es muy fácil de hacer, se puede comer con vegetales crudos o panes diferentes. En árabe, hummus significa simplemente “garbanzo”. Nosotros hoy os ofrecemos el clásico que lleva solo 4 ingredientes.

Ingredientes de comercio justo y ecológico.

300gr de garbanzos cocidos y pelados

Zumo de 1 limón

1 cucharada de tahina

1 diente de ajo

Machacar los garbanzos con un poco de agua hasta que nos quede una textura fina. Mezclar con la tahina muy bien. Añadir el zumo de limón y el diente de ajo bien rallado.

Os ofreceremos recetas del Mundo, vegetales, con mezclas suaves, contrastes de sabores, olores y muchas texturas.Llevaremos a cabo un pequeño-gran gesto solidario.

Los ingredientes en tiendas de: comercio justo y en tiendas ecológicas.

La crisis europea no es solo una crisis de deuda

‘Un mundo con reglas de comercio más justas tiene el potencial de transformar la vida de millones. La aplicación de normas más justas para el comercio podría ayudar a reequilibrar las economías y sociedades, poniendo los intereses de la gente y el planeta primero. ‘ – Mandato de Comercio Alternativo

Y es que la crisis económica europea no es solo una crisis de deuda, sino también una crisis del comercio corporativo: de un modelo de comercio al servicio de los intereses de las grandes corporaciones empresariales transnacionales.

A diferencia de las negociaciones comerciales en curso –que tienen lugar a puerta cerrada y ofrecen un acceso privilegiado a las corporaciones transnacionales–, nuestras consultas para este mandato han sido participativas y transparentes, y han puesto de relieve 10 áreas sobre las que trabajar esta nueva perspectiva. A continuación presentamos los principios básicos que deberían guiar esta re orientación del comercio europeo, así como los principales ámbitos en los que debería aplicarse:

Cambiar de orientación para situar a las con trab infantilpersonas y al planeta por delante de los beneficios de las grandes empresas.

1. Los alimentos (y cómo los producimos)

2. Los puestos de trabajo y los derechos laborales (cómo los creamos y cómo los protegemos)

3. Salvaguardia del espacio normativo para hacer valer los Derechos Humanos

4. El dinero (y cómo lo invertimos)

5. Bancos y especuladores (y cómo se comporta la industria financiera)

6. Las materias primas (y cómo las compartimos)

7. El cambio climático (y cómo compartimos la carga equitativa)

8. Los servicios públicos (y cómo los protegemos)

9. La contratación pública: un instrumento para el desarrollo social y no para la promoción del comercio

10. La propiedad intelectual (y cómo darle valores humanos)

Sin embargo, en las últimas décadas, el comercio se ha ido centrando cada vez menos en intercambiar bienesanjali y cada vez más en suprimir derechos sociales y medioambientales en la búsqueda de beneficios empresariales.

No cabe ninguna duda: el actual modelo dominante de comercio mundial está fallando a las personas, a las comunidades y al medio ambiente. El comercio debería basarse en el intercambio y las distintas regiones –cada una con sus peculiaridades ecológicas y culturales– deberían compartir de forma equitativa sus productos, habilidades y creatividad. Sin embargo, en las últimas décadas, el comercio se ha ido centrando cada vez menos en intercambiar bienes y cada vez más en suprimir derechos sociales y medioambientales en la búsqueda de beneficios empresariales. Esta carrera hacia el precipicio, a un ritmo cada vez más acelerado, ha destruido vidas, medios de subsistencia y comunidades. Hoy en día, el comercio es utilizado como un sistema de control por parte de los poderosos y para promover los intereses específicos de unos pocos.

En este contexto, no solo es posible, sino absolutamente necesariopara atm adoptar una nueva perspectiva frente al comercio.

La injusticia de nuestro actual sistema de comercio internacional ha golpeado ahora directamente el corazón de Europa. Y es que la crisis económica europea no es solo una crisis de deuda, sino también una crisis del comercio corporativo: de un modelo de comercio al servicio de los intereses de las grandes corporaciones empresariales transnacionales. La eliminación de los controles sobre el capital y la liberalización de los servicios financieros que dio al sector de la banca y los servicios financieros rienda suelta para especular de forma temeraria –sumadas a las normas comerciales de la UE que han permitido enormes desequilibrios comerciales entre sus Estados miembros– han exacerbado la crisis de la deuda europea. La consiguiente imposición de privatizaciones, el desmantelamiento de las leyes de protección laboral y los drásticos recortes sociales –mientras que los bancos que alimentaron la crisis siguen protegidos por las leyes comerciales– son un reflejo del impacto devastador de las normas comerciales sobre millones de personas en otros lugares del mundo. Nuestro sistema comercial también supera sistemáticamente los límites de la biosfera del planeta. La huella ecológica de la UE –resultado de su sistema comercial y sus niveles de consumo– es una de las más grandes del mundo. Esto ha llevado a la des posesión de comunidades de todo el mundo en lo que respecta a tierras, aguas y otros recursos y, al mismo tiempo, ha abocado a nuestro planeta a un cambio climático irreversible. El actual modelo comercial global es una carrera hacia el precipicio.

Día Internacional por la infancia