El consumo basado en criterios ambientales o sociales es muy bajo

El 64% de la población española se muestra dispuesta a pagar más en la compra de sus productos para apoyar a las personas que los elaboran en países en desarrollo. Se trata de un porcentaje superior al de la media europea, situado en el 50%, según el Eurobarómetro. Pese a ello, el consumo ético y de Comercio Justo en Europa en general y en España en concreto sigue siendo minoritario.

Estas son algunas de las conclusiones de un nuevo estudio que analiza las actitudes y motivaciones de la ciudadanía europea ante el consumo responsable. El informe, cuya edición en castellano ha sido realizada por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo.

El consumo basado en criterios ambientales o sociales sigue siendo minoritario en España y en general en toda Europa. Según datos del Eurobarómetro incluidos en este informe, el 21% de la población europea afirma elegir opciones éticas al comprar alimentos o ropa, aunque hay grandes diferencias entre los países más y menos comprometidos en este aspecto. En España el porcentaje de personas que se decantan por productos éticos es del 15%, mientras que en Suecia es del 49%, en Países Bajos el 38%, y en Alemania el 30%. En Portugal, solo el 7% de la población elige estas opciones.

Pero las diferencias no solo se encuentran entre países sino que también están relacionadas con otros aspectos.

El factor determinante es el nivel educativo: entre las personas con estudios básicos y con estudios superiores hay una diferencia de 21 puntos porcentuales entre aquellas propensas al consumo ético y las que no lo son.

La edad también influye: las personas mayores de 55 años son menos propensas a elegir opciones éticas que las de entre 25 y 54 años. En cuanto al género, un 24% de mujeres europeas se muestran dispuestas a comprar productos éticos frente al 19% de hombres.

Los datos de venta confirman estas tendencias. El Comercio Justo ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años en Europa en general y en España en particular. En nuestro país en 2018 las ventas de estos productos superaron los 77 millones de euros, con un aumento de un 50% respecto al año anterior. Sin embargo, todavía representa un porcentaje pequeño en relación al consumo habitual. A nivel europeo, en la cesta de la compra de alimentación y bebidas, el Comercio Justo no llega el 1%. Entre países hay grandes diferencias: en Suiza, el gasto medio por persona y año en estos productos es de 80 euros, mientras que en España es de 1’67 euros. La media europea en 2018 se situó en algo más de 15 euros.

El nuevo estudio también analiza las actitudes ante la colaboración con los países en desarrollo. En este sentido, el 53% de la población europea considera que las acciones individuales -como puede ser la compra- tienen un papel importante en la lucha contra la pobreza. En España este porcentaje asciende al 65%.

En relación con los criterios éticos que los consumidores y consumidoras tienen presente en sus decisiones de compra, el estudio concluye que para el 38% de la población de 5 países (Alemania, Italia, Francia, España y Reino Unido) es importante la producción respetuosa con el medio ambiente, mientras que aspectos como los salarios justos o las condiciones de trabajo seguras fueron señalados como importantes por un porcentaje menor de población. Sin embargo, en el caso del consumo de ropa, un porcentaje superior (39%) sí considera importante el pago de un precio justo a quienes la elaboran. Estos datos pueden demostrar que el conocimiento de las condiciones laborales en el sector textil es mayor que en otros productos.

Otro de los asuntos estrechamente relacionados con el consumo con criterios éticos es el de los sellos de certificación ecológica y de Comercio Justo. El estudio concluye que en general siguen desempeñando un papel secundario en las decisiones de compra. Mientras que un 32% de la población europea sí afirma que estos sellos influyen en sus decisiones de compra, un 39% reconoce que no se fija en estos sellos. Un porcentaje que en el caso de España llega al 59%.

En general, en Europa, el sello de Comercio Justo Fairtrade es el más reconocido, incluso por encima del de agricultura ecológica, aunque en el análisis detallado por países hay grandes diferencias: en los países del norte y centro de Europa son más conocidos los sellos de Comercio Justo que en los países del Sur y Este de Europa, donde los más reconocidos son los de agricultura ecológica. En concreto en España el 14% de las personas reconoce el sello de agricultura orgánica y el 21% la etiqueta ecológica europea, mientras que el sello de Comercio Justo Fairtrade es solo reconocido por un 3% de la población.

 

Sin plástico de un solo uso

El plástico de un solo uso, ha pasado a ser un material con un papel importante en nuestro día a día.

Resultado de imagen de lemas en bolsa

¿Te has planteado cómo se recicla?

Pues hay que entender que tan importante es respetar el proceso de reciclado como intentar reducir el consumo de plásticos en nuestro día a día.

Resultado de imagen de fotos de mercados agranel

Empieza por salir un día de compras domésticas y volver a casa sin plástico de un solo uso. Eres consciente del plástico que llevas a casa.

Resultado de imagen de lemas en bolsa

Antes de que ya sea muy tarde…

Llamamiento a la ciudadanía por un consumo responsable

Con motivo de las fiestas navideñas, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo recuerda a la ciudadanía que es necesario reducir los elevados niveles de consumo para disminuir el impacto ambiental y evitar la consolidación de situaciones profundamente injustas como la explotación laboral o la mano de obra infantil. Además, el movimiento del Comercio Justo hace un llamamiento a la sociedad para que, en caso de realizar compras, opte por alternativas que respeten los Derechos Humanos de quienes producen los artículos y garanticen la protección del medio ambiente.

El actual modelo consumista y de producción es insostenible. Según datos de Naciones Unidas, la producción mundial de alimentos es la responsable de una cuarta parte de los gases de efecto invernadero. Además, la deforestación generada por la agricultura de monocultivos para satisfacer la demanda de productos como el café o el cacao está acelerando el cambio climático.

De ahí que el último informe del Grupo de Expertos en Cambio Climático, afirme que “los alimentos sostenibles son cruciales para alcanzar la meta del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1’5 grados”.

En relación con otro sector, el textil, Naciones Unidas informa de que este es actualmente el segundo mayor contaminador de agua potable después de la agricultura.

Por otro lado, la alta demanda de consumo generada en las sociedades occidentales consolida situación es injustas e inhumanas como la explotación laboral y precarización del trabajo, una problemática que vive casi un tercio de la clase trabajadora (780 millones de personas) que vive con ingresos por debajo del umbral de la  pobreza. O situaciones cercanas a la esclavitud que sufren unas 25 millones de personas. Casi el 70% de ellas trabajan en sectores como la agricultura, la pesca o la minería.

En cuanto a la explotación laboral infantil, que afecta a 152 millones de niños y niñas, 7 de cada 10 menores lo hacen en la agricultura.

El Comercio Justo se basa en criterios como asegurar unas condiciones de trabajo dignas y seguras, el pago de un salario adecuado, el mismo para ellos y ellas ante las mismas tareas, la no explotación laboral infantil y la producción a través de técnicas respetuosas con el entorno natural.

En nuestro país, el consumo de Comercio Justo en 2018 superó los 77 millones de euros. Pese al aumento de las ventas, España, con una media de gasto en Comercio Justo de 1,67 euros por persona en el último año, sigue a la cola en relación al resto de países europeos. En España existen tiendas dedicadas solamente al Comercio Justo. 

La estupidez humana

La imagen puede contener: comida

Plátanos cubiertos con plástico Bajo la excusa de facilitarnos la vida, La cáscara de ninguna fruta tarda 400 años en descomponerse.

Vacaciones con cero plástico

¿Tener unas vacaciones con cero plástico?

Itinerario para organizar tus escapadas de manera sostenible, siguiendo con tu filosofía de vida..

Plantearos las vacaciones como un momento de cambio. Un espacio de cariño, en el que nos permitimos cambiar nuestros hábitos, comer sano, cocinar más, «maquillarse menos», en definitiva vivir una vida más lenta.

Resultado de imagen de sin plasticos

Primer paso donde:

Te gustan las vacaciones en la naturaleza, mar, montaña, descubrir nuevos horizontes… o eres más urbanita y buscas el intercambio cultural por encima de todo, hay opciones para todos los gustos y colores. ¡Qué planeta más bonito tenemos!

–> Nuestro primer tip: Conecta con lo verde independientemente del tema que escojas. Parques, placitas escondidas a la sombra de un plátano, calas desiertas (o no), todos los rincones hasta los más urbanos tienen opciones verdes.   

Imagen relacionada

Segundo paso, el transporte:

Parémonos aquí un rato, y analicemos el impacto de nuestra huella de carbono. No es por ser aguafiestas pero por mucho que nos encante viajar 15 días al Caribe para desconectar esta opción no es la más sostenible.
Vamos a poner como ejemplo de emisiones de CO2 un viaje de Madrid a París de ida y vuelta:

  • en avión: 379 kg CO2
  • en coche Diesel: 391,46 kg CO2
  • en autobús: 60.73 kg CO2
  • en tren: 20.53 kg CO2
  • en bici o a pie: 0 kg CO2

Los datos no mienten y de hecho son bastante alarmantes, te aconsejamos hacer el cálculo de las emisiones de tus viajes para concienciarte de tu huella de carbono. No te olvides de contemplar cómo te vas a desplazar en el lugar.

  • Escoge destinos cercanos, hay lugares maravillosos cerca de tu casa, personas de otros rincones vienen a visitarlos y nosotras muchas veces ni los conocemos, qué paradoja.
  • La bici es un medio de transporte estupendo para conectarte con tu entorno, hacer nuevos amigos y dejarte sorprender por el placer de viajar. Buena compañera tanto para trayectos cortos como largos.
  • Si decides finalmente irte lejos intenta alargar la estancia lo máximo posible.

Imagen relacionada

Tercer paso, el alojamiento:

¡Qué bien llega el momento de dormir fuera de casa! Y tenemos un gran abanico de posibilidades muchos ya los conocemos pero vamos a refrescarnos la memoria; camping, alquiler de apartamentos, casa en los árboles , casas cuevas, intercambios de casas, casas rurales y hoteles sostenibles.
Nuestros tips:  

  • Si escoges la opción de hotel es mejor que no tengan buffet libre se desperdicia muchísima comida.
  • Lleva tu pastilla de jabón, cepillo de dientes… para no tirar de las muestras que ponen a tu disposición en los alojamientos turísticos.
  • Acuérdate de los cosméticos sólidos, son muy prácticos a la hora de viajar.                                                    Imagen relacionada                   
  •  Cuarto paso, el consumo:

Saca a relucir el chef que llevas dentro, para eso aprovecha los mercados locales, allá donde vayas seguro que hay uno con muchos productos autóctonos y sorprendentes que reavivaron tu creatividad. ¿Hay algo más estimulante que esto?

  • Sigue comprando a granel cuando estés fuera de casa.
  • Busca los mercadillos locales, la panadería del pueblo y la frutería que te permitirá probar la especialidades locales.
  • Lleva tus bolsas de tela. No ocupan nada en la maleta y así evitas las bolsas de plástico.
  • Si quieres darte un homenaje, escoge un restaurante ecológico donde sirvan productos locales, además aprenderás nuevas recetasResultado de imagen de sin plasticos

Se acaba el itinerario,te deseamos unas felices vacaciones, disfruta del camino y no te olvides de no dejar nada tras de ti.

Resultado de imagen de sin plasticos

 

Automotivación para llevar una vida sostenible

vida sostenible - Isa Vicente

 A veces lo de llevar una vida sostenible se hace un poco cuesta arriba. Cuando ves que eres la minoría en reducir residuos o que hay gente que hasta sigue poniendo excusas para no reciclar te dan ganas de dejar de tener en cuenta el factor ambiental en tu vida cotidiana. Todxs hemos tenido a veces un mal día.

Te dejamos unos recursos para que encuentres la motivación para llevar una vida sostenible en esos días en los que te apetece tirar la toalla. 

Calcula el dinero que has ahorrado

Puede parecer un factor secundario pero no es así. Llevar una vida ecológica también sale económico. Los desechables son una pérdida de dinero.

Si ya has empezado el cambio, te habrás dado cuenta de lo rápido que se amortiza la inversión realizada. Por eso, cuando te empiece a parecer que lo que haces tiene poco valor, piensa el dinero que has ido ahorrando y, si es necesario, date un pequeño capricho, te lo habrás ganado. 

También debes tener en cuenta que, aunque hay productos sostenibles que son más caros, a la larga salen más baratos. Este es el caso del champú sólido, que suele tener un precio un poco mayor que los convencionales, pero dura mucho más que la mayoría de ellos. 

Sé consciente de lo que has aprendido

Por ejemplo, consumir menos plástico implica cocinar más. Seguro que hay recetas que has descubierto porque ya no querías comprar comida precocinada. Y es que cuando aprendes que la masa de pizza no tiene ningún secreto, la precocinada no te vuelve a parecer tan rica. 

Compara tus residuos con los de otras personas 

No significa que vayas a meterte en casa de tu vecino a mirar su basura. Eso sería un poco raro. Lo más sencillo (y que no implica allanamiento de morada) es que mires la compra de las personas que están cerca de ti cuando esperas a pagar. Te aseguro que ahí te darás cuenta de todo lo que estás avanzando. 

Fíjate en las mejoras de tu salud

 Cuando cocinas en casa para reducir tus residuos, mejoras tu salud. Si vas más andando o en transporte público, mejorarás tu salud. Vamos, que lo de llevar una vida sostenible y saludable van de la mano. 

Así que ya sabes, la próxima vez que pases por un bajón sobre la vida que has decidido llevar, piensa en todos los beneficios colaterales que has conseguido. 

Cuenta cómo lo haces tú

Si tú también tienes algún truco para motivarte en este aspecto, un  compartirlo para que llegue al mayor número de gente posible.

5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente

Imagen relacionada

Cada Día Mundial del Medio Ambiente se centra en un tema con que concienciar al público sobre un asunto ambiental particularmente apremiante. El tema para 2019 gira en torno a la «Contaminación del aire»; una llamada a la acción con que ayudar a combatir un grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo.

22 de marzo día Mundial del Agua

 

Hay mucho por hacer para lograr que el agua como derecho humano sea disfrutado por la totalidad de los habitantes de la superficie terrestre.

El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo, por iniciativa de las Naciones Unidas, como un medio de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce. … Todas las personas necesitan consumir de 2 a 4 litros de agua al día

  • El abastecimiento de agua por persona debe ser suficiente y continuo para el uso personal y doméstico. Estos usos incluyen de forma general el agua de beber, el saneamiento personal, la preparación de alimentos, la limpieza del hogar y la higiene personal. De acuerdo con la OMS, son necesarios entre 50 y 100 litros de agua por persona al día para garantizar que se cubren las necesidades más básicas.
  • Necesitamos en verdad tantos libros de agua por persona, no  es una horquilla muy grande entre 50l y 100l

Buen momento para modificar la consigna popular que reza: agua que no has de beber, déjala correr.

Resultado de imagen de dia mundial del agua